jueves, 29 de noviembre de 2012

QUITAR EL MOVIMIENTO DE LAS PATAS DE UNA SILLA (PATAS DESVENCIJADAS)

Esta silla pertenece a mis padres. Necesitaba una restauración "casi" integral. Había que retapizarla, rejuvenecerla y solucionarle su problema de movimiento en las patas que daba una sensación de inseguridad cada vez que te sentabas en ella.


En esta entrada os explicaré como solucioné el último problema.
Lo primero es comprobar qué patas tienen movimiento. Este es debido a que las uniones se han desencolado  o bien que las escuadras de madera van grapadas y no atornilladas.
Pero vayamos por partes; iniciamos el trabajo quitando con mucho cuidado las cinchas que llevan cosidos los muelles.




Nos podemos encontrar, como es este el caso, que no lleve escuadra de madera o bien que lleve una escuadra cogida con grapas y generalmente sin cola.


  
Hay que sacar una plantilla de cartón con la forma de la pieza que pondremos. 



Luego sobre un taco de madera y con el aparato de serrar se le da la forma correspondiente.



Ahora hay que ajustarla sobre la pata de la silla y el armazón, para ello la lijaremos y le haremos los ajustes necesarios para que la pieza acople lo mejor posible.



La forma depende del lugar donde se tenga que acoplar, pero la diferencia entre una y otra es notoria. Se le hacen los agujeros para poner los tornillos en lugar de las grapas.



Una vez ya ajustada la escuadra se procede a encolar todas las piezas.





Ponemos los tornillos y los apretamos.


La imagen anterior corresponde a las patas delanteras de la silla y estas a las traseras. 




Rellenamos los huecos entre la escuadra y el armazón de la silla con cola y si hace falta algún trozo de madera para que quede lo más compacto posible.



Ponemos unos gatos a la silla y esperamos a que seque.





Volvemos a poner las cinchas en su sitio con la grapadora y ya tenemos la silla, que le hemos quitado ese incomodo movimiento, acabada.


 
Y este es el aspecto de la silla terminada. Su restauración vendrá explicada en una próxima entrada.


  
Ya nos podemos sentar con tranquilidad y sin miedo a que se muevan más las patas. Tenemos una silla para años.
 
Espero que os guste.

Saludos.

6 comentarios:

  1. No me gusta la sensación de estar en una silla y que se mueva... parece que se vaya a desplomar conmigo encima!

    Desde luego esta silla no volverá a estar desvencijada en la vida con la faena que has hecho! Muy útil para aquel que le quiera dar una nueva vida a una silla y se encuentre con este problema :)

    Besos
    Bocados Divinos

    ResponderEliminar
  2. La silla es digna de un palacete, vamos! Y con el apaño que le has hecho, no se van a mover las patas en lustros!

    ResponderEliminar
  3. Se ve que pones esfuerzo e ilusión y por eso te mereces un premio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por acordarte de mi, he puesto el enlace del premio en mi blog, lo dicho mil gracias.

      Saludos.

      Eliminar

Muchas gracias por comentar
Leo todos y cada uno de los comentarios, pero no siempre puedo contestarlos.

Me reservo el derecho a borrar todo mensaje ofensivo o que suponga spam.

De nuevo gracias y saludos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...